El uso de elementos de juego en ámbitos profesionales gana peso aceleradamente. Aquí os damos 10+1 de los más inspiradores.

START – Empecemos con “el mundo” (The World). Para gamificar hay que jugar. O pensar mucho en ello. Hay que entender que lo divertido no riñe con lo serio sino con lo aburrido, como alguien relevante dijo hace menos de 10 años. Y hay que ponerse el traje de consultor sin dejar de sonreír. Cuando gamificamos empleamos elementos de juego para conseguir que una experiencia ya existente se torne en memorable. Y se acometa con placer y no por obligación.

NIVEL 1 – Podemos seguir con “la aventura” (The Quest). Y de paso lanzamos un “reto especial” (Special Challenge). En la lista de elementos de juego que se presentan en un interesantísimo post presente en un potente blog de Gamificación que se edita desde nuestro país se esconde un elemento de juego muy especial. Y te reto a encontrarlo antes de que termines de leerme. Por cierto, se compone de dos palabras en inglés. De hecho así ganarás algunos “puntos de experiencia” (Experience points).

NIVEL 2 – Y ya llevamos cuatro elementos de juego. Yo soy especial. Y tú. Y ella. De verdad que lo somos! Aunque a veces no sabemos por qué. O sí lo sabemos pero “ell@s” no lo saben. Algun@s de l@s que “mandan” en el trabajo. Se acercan, intuyen, pero intermitentemente. No hay tiempo. Corriendo siempre. Cómo vamos! Y de nuevo, no saben por qué eres especial. Y por tanto, tampoco saben a qué deberías estar jugando para poder desplegar todos tus superpoderes con determinación y dirección. Y eficiencia. Total que entonces resulta que te toca jugar a cosas que no se te dan del todo bien. O que, sinceramente, no te atraen nada. O sí un poco pero nadie parece verlas.

NIVEL 3 – Quinto elemento de juego: el “factor que enciende!” (Power up). Venga, ahí va! Y volvemos al reto! La primera palabra del elemento de juego que estás buscando casa con arrogancia y presunción, e incluso con envanecimiento.

NIVEL 4 – O sea que a veces te toca jugar, que es resolver problemas (como trabajar…), pero juegas a cosas que no te apetecen. Hombre si solamente pasa un poco, pues bueno. Pero mucho apaga y oscurece el alma. Y eso se nota. Osmotiza. Traspasa. Se intuye primero y se ve después. De todas maneras no tendría que ser tan complicado, ¿no? A fin de cuentas a las personas nos interesan cuestiones de índole global, similares en todas partes. ¿Qué quiero decir? Pues que a todo el mundo le gusta una cierta visibilidad, y reconocimiento, y que se le pregunte. Y así siente que pertenece a un ente y que resulta importante para la comunidad. Y que le permitan expresarse y notar que lo que cuenta es interesante y sirve de algo! Y que resulta épico e incluso fantástico para con l@s demás. Placeres…todo eso son placeres. Y los tenemos en cuenta, cuantos más mejor, cuando gamificamos… pero los olvidamos trabajando. Con demasiada frecuencia. No entiendo… ¿qué me he perdido?

NIVEL 5 (Un MOB o “enemigo” sencillo) – ¿Tienes ganas de más? Entonces tendrás que darme la llave… ¿qué llave? Bueno, al menos deberías conocer la primera palabra del título. ¿Aún no? vamos a por el sexto elemento! Pero no de cine sino de juego. El “elemento de acceso” (Access Item) que te permite leer que la segunda palabra se refiere a una cosa, a un elemento, una parte o una unidad. Venga, que ya estás cerca…

NIVEL 6 – En definitiva. Si en mi empresa supieran a qué juego o a qué me gusta jugar, me conocerían más y me darían un cometido que tuviera que ver con mis motivaciones reales. Y sería muy eficiente. Y sonreiría más. Y no estaría pensando siempre en aumentos de sueldo. Y si además me permitieran acometer de manera placentera, nunca querría marchar del trabajo!. Por cierto, la primera palabra empieza por V… y te acabo de ofrecer un “regalo” (Gifting). Ya van siete elementos de juego.

NIVEL 7 – Jugamos para ganar a veces y lo hacemos disfrutando y compartiendo. Viviendo sorpresas y huyendo de la monotonía. Los juegos nos besan continuamente. Nos dicen que somos grandes profesionales de esa actividad. Permiten que caigamos y que nos levantemos de nuevo. Y que reintentemos, otra y otra vez. Por eso jugamos. Con papeles o con bits. Da igual. Lo hacemos continuamente. En este artículo, yo soy el “embajador” (Ambassador) y me permito ofrecerte un “reto entre jugadores” (Player vs player) como es averiguar un elemento de juego muy poderoso. Y ya van dos elementos de juego más, que hacen un total de nueve. El décimo podría ser un “chaleco salvavidas” (Lifejacket) y consistiría en decirte que la segunda palabra empieza por I (una “i” mayúscula)…

NIVEL 8 (The Final Boss o enemigo difícil de verdad…) – Disrupción. Concavidad más que convexidad. Y por tanto no diez sino once. En este post se habrán listado un total de once elementos de juego que podrían incorporarse en los quehaceres del mundo corporativo. Sí o sí. El undécimo elemento de juego, el que tienes que adivinar, lo sostengo en mi mano desde que empecé a escribir. No, no es un teclado. Pero me ha dado valentía y poder. Y me gusta mostrarlo. También en la oficina. GAME OVER, NO; THE SHOW MUST GO ON, SÍ.

PD: Pulsa aquí para conocer el undécimo elemento de juego …

× ¿Necesitas ayuda? / Do you need any help?