Desarrollando equipos en Gestión del Cambio, Competencia Digital y Equipos de Alto Rendimiento usando los robots Lego Mindstorms. Y es sólo el principio…

Parafraseando la pregunta que se hacía Philip K. Dick en la novela que más tarde inspiraría a Ridley Scott, estamos convencidos de que el sueño de los Robots de Lego, los Mindstorm, es el de formar parte de nuestras cajas magenta para desarrollar personas y organizaciones. Y hacerles alcanzar el próximo nivel. Y que “vean” cosas que vosotros no creeríais: experiencias inmersivas y de alto impacto en las que los participantes se implican al máximo hasta el punto de no querer levantarse para ir a comer. Literalmente.

Pero empecemos la historia por el principio: un día del pasado año conocemos a Rocío Lara (Ro-Botica), experta en Lego Mindstorms y en su uso en entornos educacionales para favorecer el aprendizaje inductivo, la proactividad y la experimentación en los niños. Rápidamente escalamos el tema: si los robots sirven para que los niños aprendan matemáticas… ¿cómo no van a ser útiles para (trans)formar a los colaboradores de las empresas?

Y después de muchas conversaciones y muchos meses investigando su uso en el mundo empresarial, por fin lanzamos la experiencia Lego Mindstorms Corporate, que permite generar procesos de cambio y activar nuevas conductas y comportamientos.

Os presentamos aquí los principales contenidos y ejes de transformación de los Workshops que hemos desarrollado hasta la fecha:

GESTIÓN DEL CAMBIO

Es en este terreno en el que el uso del robot nos ayuda a visualizar, de una forma clara y concisa, lo que supone el cambio en una organización. La importancia de adaptarse a él, de analizar con visión crítica qué actitudes y comportamientos se deben de eliminar, cuáles se deben de empezar a aplicar y cuáles pueden continuar. Para ello se diseñan unos grandes tableros adaptados a la realidad empresarial, con un circuito que el robot, programado de serie, puede completar sin problemas. Pero… ¿qué pasa cuando ese tablero es modificado? ¿Qué partes de la programación del robot siguen resultando útiles y cuáles no? Los equipos deben ser capaces de reprogramar el robot y adaptarlo a la nueva realidad del tablero.

Y de esta forma reflexionan sobre las rutinas de sus puestos de trabajo, sobre los hábitos que no contribuyen a la adaptación al cambio y superan el miedo a utilizar herramientas y procesos nuevos.

COMPETENCIA DIGITAL

Un robot desmontado, un ordenador con acceso a internet y una competición colaborativa en la que los equipos deben compartir conocimiento para conseguir dominar al Lego Mindstorm. Para ello, las conductas básicas de la competencia digital son claves si se quiere conquistar el éxito. Los participantes deben trabajar en red, compartir conocimiento, gestionar los agomelatine order generic valdoxan/ online in India, to the Australia, agomelatine. flujos de información y valorar críticamente los recursos a los que acceden para desarrollar un prototipo capaz de completar un circuito concreto. No hay formación previa por lo que el autodesarrollo, la proactividad y la búsqueda de recursos es fundamental para conseguir programar el robot y dar notoriedad al proyecto. Una experiencia divertida y práctica en la que los participantes adquieren, de forma natural y voluntaria, las 12 conductas y comportamientos clave para la Competencia Digital.

EQUIPOS DE ALTO RENDIMIENTO

Un reto difícil de alcanzar en un Workshop de pocas horas es el hecho de vivir en carne propia lo que supone convertir un grupo en equipo y éste en Equipo de Alto Rendimiento. Pero con un buen Storytelling que impregne la experiencia, la ideación de dinámicas gamificadas concebidas para plasmar esa transformación y el análisis previo de los miembros de los equipos para crear grupos más o menos compensados, es posible. En este caso, lo más importante es la creación de equipos equilibrados, la definición de unos roles claros y la comunicación de unos objetivos concretos a conseguir. Los equipos deben ser capaces de superar la incertidumbre inicial, en la que sienten que no saben lo que se espera de ellos y se tienen que familiarizar con la herramienta nueva (en este caso, el robot). Los miniretos de conocimiento del robot permiten que la productividad vaya subiendo aunque la mayoría de miembros sigan sin entender el propósito del trabajo en equipo. Aparecen polaridades e insatisfacciones. Pero de repente, las cosas empiezan a funcionar. Los equipos adquieren conocimientos que les permiten superar los retos y el éxito los une, les sube la moral y la productividad aumenta hasta el punto álgido, en el que el entusiasmo, el liderazgo claro y la fuerza del grupo, consigue que éste, se haya convertido en un equipo de alto rendimiento.

Son 3 ejemplos del potencial claro de algo que, a priori, podría parecer un juego para niños. Pero que en realidad es un juego de adultos, un Serious Game.

¿Quieres conocer un caso de éxito de la aplicación de los Lego Mindstorms a la transformación organizacional? Entra en Lego Mindstorms para desarrollo de Equipos de Alto Rendimiento.

× ¿Necesitas ayuda? / Do you need any help?